Cuidado con el plazo de caducidad para poder reclamar contra un despido: 20 días hábiles

Lo más importante que se debe tener en cuenta a la hora de reclamar contra un despido que consideramos improcedente o nulo es el plazo de caducidad: si en veinte días desde el momento de la notificación del despido no se inicia la reclamación, la acción queda caducada.

Por ello, antes de que transcurran veinte días, lo primero que hay que hacer es presentar una solicitud de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) a fin de poder reclamar nuestros derechos laborales.

Ahora bien, mientras este en vigor el Estado de Alarma decretado por el Real Decreto 463/2020 los plazos de caducidad están suspendidos. Cuando deje de estar en vigor, volverán a correr los plazos de caducidad. De todas formas durante este periodo el trabajador o su representante podrá presentar su papeleta por vía telemática en este enlace según ha establecido la Dirección General de Trabajo de la Consejería de Empleo, Trabajo y Competitividad.

Durante este tiempo, según ha establecido la citada Dirección General, se ha suspendido la celebración de los actos de conciliación con carácter general dándose por cumplido el trámite que establece el artículo 65 de la Ley de 36/2011 de 10 de octubre, reguladora de la jurisdicción social, es decir, que se intente o se celebre obligatoriamente el acto de conciliación. Excepcionalmente, y para salvaguardar los derechos de los trabajadores, las partes, podrán solicitar que se mantenga la celebración del acto de conciliación, en aquellos supuestos que eviten de forma efectiva la vía judicial, valorándose estos casos en atención a las circunstancias que concurran por la Dirección General de Trabajo. Los que estén interesados en esta opción podrán en su fecha y hora originaria.

Una vez que se ha cumplido con el tramite de la presentación de la llamada papeleta de conciliación según hemos aclarado arriba y no se ha llegado a un acuerdo con la empresa, es el momento de interponer la demanda por despido improcedente o nulo. El plazo es el de 20 días hábiles desde la efectividad del despido y es un plazo de caducidad, esto quiere decir, a grandes rasgos, que si en el trámite para interponer la Papeleta de Conciliación ante el SMAC hemos consumido 19 días, una vez celebrado el acto de conciliación, el plazo restante para interponer la demanda por despido, será de 1 día, es decir, no vuelve a “reiniciarse” el cómputo de los 20 días hábiles.

Desde Castellana Abogados le aconsejamos que se ponga en contacto con nuestros letrados para recibir asesoramiento personalizado. Contamos con más de 25 años de experiencia en materias de reclamaciones por despidos y le ayudaremos a resolver el caso de la manera más práctica y beneficiosa para usted.

A la hora de presentar la demanda e iniciar un procedimiento judicial de reclamación hay que analizar cada una de manera particular. En algunos casos habrá que presentar una documentación, y en otros completarla con otra totalmente distinta. Por ello es conveniente que se ponga en contacto con abogados expertos en derecho laboral.

Imagen de mohamed Hassan en Pixabay